Blogs y redes sociales: El difícil equilibrio entre el perfil profesional y personal

Son muchos los clientes que últimamente nos consultan si deben estar en las redes sociales y disponer de blogs como personas más allá de lo que puedan estar haciendo sus empresas y del uso que éstas estén haciendo de los social media.

Les preocupa particularmente cómo aparecer, qué deben y pueden decir, y sobre todo, cuáles son los límites que deben establecerse sobre las menciones de su vida privada, sobre todo en Linkedin y en sus blogs personales. No es un tema menor.

El debate sobre las redes sociales está cada día más abierto y extendido, y puede decirse que en general la discusión sobre si las empresas deben utilizarlas es un discurso ya agotado en la medida que la respuesta no es ya tanto si sí o si no, sino más bien cómo, con qué frecuencia, los objetivos, medios y recursos asignados, y la coherencia que debe guardar la utilización de estas plataformas con la definición de las líneas de marketing, comunicación, filosofía y valores de la compañía.

A nivel particular, por un lado, profesionales liberales, ejecutivos y empresarios temen poder amenazar los intereses de su empresa y los propios en función de los contenidos que publiciten, y por otro, también quieren saber cómo convertir su presencia en una ventaja para sus organizaciones y en un valor añadido de su condición profesional.

Cada caso y sector es sin duda distinto, pero ahí van algunas sugerencias:

Es necesario distinguir entre la distinta tipología de redes sociales a las que podemos tener acceso, ya que el perfil de usuarios y la finalidad de las mismas varía de unas a otras.

Así, redes como Facebook están concebidas para que sus usuarios interactúen socialmente, y es por este motivo que nos encontremos habitualmente con datos e imágenes pertenecientes a la esfera más privada. En cambio, otras redes como Linkedin fueron creadas para el intercambio de información profesional de modo que sus miembros pudieran aprovechar las ventajas de una red social para detectar posibilidades de promoción o mejora en sus situaciones laborales o compartir intereses comunes con otros miembros de su colectivo.

En este sentido, no hay que olvidar que las redes sociales no son excluyentes entre sí, de modo que resulta habitual que los usuarios cuenten con perfiles distintos en Facebook, Linkedin, Twitter e incluso en otras redes menos conocidas, hecho que se convierte en una hoja de doble filo. Lo que un usuario publique en Facebook puede complementar su información en Linkedin de forma positiva pero también puede dañar su imagen profesional si no se actúa con cierta cautela. Incluso la frecuencia y calidad de los Tweets que se lanzan, pueden beneficiar o perjudicar – por exceso – nuestra imagen.

En el caso de los blogs con más razón debemos tener en cuenta esa prudencia dado que en un solo site se concentran todos los contenidos

Por un lado, sexo, religión y afinidad política son etiquetas que con mucha facilitad pueden devenir en elementos negativos de quien vierte comentarios sobre estos aspectos. Básicamente porque son temas sobre los que suelen abundar y consolidarse prejuicios, y que en no pocas ocasiones pertenecen a la esfera más privada de nuestras vidas y que como tales ahí es donde deben permanecer, sobre todo en Linkedin, salvo que seamos realmente capaces de tratarlos desde una óptica absolutamente objetiva, abierta y moderada.

A mi parecer utilizar en Facebook excesivas fotografías y referencias que ilustren continuamente aspectos o situaciones de nuestra vida personal, puede ser una fuente de información peligrosa ya que podemos estar ofreciendo – a veces sin darnos cuenta – detalles excesivamente explícitos de aspectos familiares, sentimentales, psicológicos o morales de nuestra personalidad que no cotizarán al alza en nuestro ámbito profesional.

No obstante, no debemos ser tampoco excluyentes en cuanto a nuestra elección de pertenencia a determinada red social o restrictivos en cuanto a la información que sobre nosotros publicamos. Por ejemplo, el hecho de mencionar nuestros gustos, aficiones, aspiraciones y opiniones sobre arte, cultura, viajes o temas afines, puede resultar beneficioso ya que son susceptibles de acercar a determinados perfiles de usuario, despertando una empatía que resulta también necesaria en las relaciones profesionales.

Todos somos hasta cierto punto curiosos y voyeurs de la vida ajena, y está claro que las redes sociales nos proporcionan esa plataforma anónima de observación del tercero. Plataforma que es y será utilizada por recruiters, head hunters, competidores, colaboradores y amigos. A mí particularmente me llama de forma positiva la atención cuando tengo conocimiento de que un abogado dispone de un grupo musical, que un ingeniero pasa sus mañanas del sábado escuchando a Mozart, o que mi mayor competidor oxigena su mente en las montañas todos los fines de semana escalando picos . Sus opiniones incluso sobre tal o cual libro, su recomendación sobre una visita a un museo o su experiencia en su último viaje pueden resultarme de interés. Son aspectos que suman activos a su personalidad y que no cruzan la frontera de otros ámbitos de su vida privada que en absoluto me interesan.

Asimismo, resulta aconsejable expresar nuestra opinión constructiva sobre aspectos relacionados con nuestra actividad profesional o con la realidad del colectivo al que pertenecemos, ya que refuerzan la percepción que se pueda tener de nuestro expertise profesional. Quien es capaz de ilustrar con referencias, estudios, menciones a artículos etc temas de nuestro día a día empresarial transmite de una forma sólida valores como compromiso, inquietud, conocimiento y capacidad de comunicación. La aseveración es válida también aún cuando entremos en terrenos más resbaladizos como son el entorno económico y la vida política; el que se nos vea informados y “atentos” a la realidad es siempre positivo, y la única máxima que debemos considerar cuando nos adentremos en esos terrenos es el de el rigor intelectual.

Del mismo modo, puede tener valor incluir en nuestros perfiles y posts privados alguna mención a cualquier evento relacionado con nuestro entorno profesional, como la asistencia a una posible conferencia internacional o seminario destacado del que podamos extraer o plasmar alguna idea o conclusión. En la misma línea, retwittear temas curiosos o que reflejen nuestra inquietud y esfuerzo de investigación y “buceo” en la red, para detectar y dar a conocer asuntos de nuestro propio sector profesional, es una oportunidad que no debemos dejar de aprovechar.

Como conclusión, tan solo mencionar que el abanico de posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías no deja de crecer día a día y puede resultar muy beneficioso para nuestros intereses aprovechar las ventajas que la red nos ofrece. Las redes sociales se han convertido en un excelente canal de difusión cuyo único coste es el tiempo invertido y que permite promocionar nuestras empresas de forma continua e ilimitada, enriqueciéndonos, además, con el valor añadido que el feedback de otros usuarios suma a nuestras aportaciones.

Buscar contenidos e información sobre la competencia, colegas, colaboradores, clientes, proveedores y un largo etcétera, es una excelente herramienta para nuestros fines comerciales y empresariales, pero no debemos olvidar que del mismo modo, nuestra competencia, colegas, colaboradores, clientes y proveedores, percibirán nuestras fortalezas y debilidades en función de la habilidad y sentido común que apliquemos en nuestra inmersión en el mundo 2.0.

Gonzalo Sivatte
Director
Professional Letters – Agencia de Comunicación y Marketing
http://www.professional-letters.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: